martes, diciembre 05, 2006

LOVE: El amor beatle.



yeah,yeah,yeahs aqui

El primer "Long Play" 33 1/3 , vinilo, "high fidelity" que cuando mocoso tuve en mis manos y era de mi propiedad, fue "Beatles for sale". Coincidió con su película "A hard day's night" que vi en el cine Central en función rotativa, un dia entero. 8 veces. 1964.
A mis catorce pude entender como se hacía un buen cine documental, mezclado con los primeros video-clips de la historia (sin temor a equivocarme) y con estos 4 revolucionarios y chascones haciéndo de las suyas y con una banda sonora atrapante, irreverente y vanguardista. Eran los comienzos de la "British invation" en los Estados Unidos y el mundo, que ya proseguirían Eric Burdon con "The Animals", "Dave Clarke Five" y por supuesto, los Stones.
EEUU reaccionaba con unos malformados clones de laboratorio llamados "The Monkees", que no lo hicieron mal, pero que se quedaron pegados con chicle americano sin dar ni un salto más. Capítulo aparte merecerían otros ilustres norteamericanos que se apoyaron en el tremendo fenómeno pre y post Woodstock y el fundamental Bob Dylan.

Cuarenta y dos años después, casi nada, lo que queda de ellos, Paul, Ringo y George Martin (más su hijo) vuelven a sorprendernos con un trabajo de lujo. Que emociona y divierte. Que hace funcionar las células a nivel neuronal llevando a un recuerdo, y este a otro, y ese a otro, en una consecusión múltiple con Dolby B y sonido 5.1.
Pistas de aqui, voces de allá, remezclas, silencios, sorpresas.

La sordera nacional de los "entendidos" en música no lo hace mal, y es así como he escuchado a algunas "eminencias" comentar al borde del ninguneo, del desconocimiento y de la demostración de que el mundo de la música, en macro, les quedó definitivamente muy grande. No entendieron ya, que esta obra, "Love", es el resultado de canciones hechas hace muchos años, por 4 genios, más otro enorme de apellido Martin. De talento, de letras, de armonías fantásticas y otras fantasmagóricas, en que te encuentras con tendencias, desde Warhol a los gigantes de la contra-cultura: los "beatnicks" Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William Burrouhgs. Y de los hippies.... y tantos otros.

Lo mejor de la música es que la juzgas y disfrutas cuando la escuchas. Y no despues de una sola, sino de varias escuchas. Eso pasa con "Love". Si a la primera te impresiona, las siguientes son miel.

Recuerdos, historias, sonidos con ADN de varias décadas en un viaje por la mente y por el placer que te provoca un disco completo.
Un cuento bien contado.

Al menos, escuchenlo una vez

3 comentarios:

carolosólo dijo...

admirable,valiente,sin pelos en la lengua.

Mary Rogers dijo...

Tuve la suerte de traducir los comentarios 'track by track' de George y Giles. Ahí está la historia, la sensibilidad, el trabajo. El pasado fundido con el presente. Me quedé con ganas de escuchar.
Abrazos

Daniel dijo...

Me lo compré apenas salió y me encantó (como buen fanático Beatle). A ver cuantos van a copiar lo que se hizo en Love.
Saludos